ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS

Las ondas electromagnéticas de alta frecuencia son utilizadas principalmente para transmitir información. Son emitidas por teléfonos móviles o inalámbricos, redes WIFI o radares, así como también para calentar alimentos mediante el horno microondas.

QUÉ SON LAS ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS

Constituyen radiaciones no ionizantes formadas por la unión entre una parte eléctrica y una parte magnética, con unas frecuencias que pueden ir desde los 3Mhz hasta los 300 Ghz.

Se transmiten inalámbricamente a través del aire transportando energía de un lugar a otro. Se utilizan principalmente para transportar información, que se incorpora en forma de baja frecuencia a la onda portadora, que vibra en frecuencias altas.

La modulación pulsada es la que se utiliza en telefonía móvil digital, teléfonos inalámbricos con tecnología DECT, redes WIFI y bluetooth.

medir ondas electromagneticas

EFECTOS EN LA SALUD

Se ha comprobado  científicamente que las ondas electromagnéticas producen efectos adversos de tipo térmico sobre los seres vivos. A su vez, se está estudiando si pueden haber también efectos no térmicos, que en este caso dependerá especialmente del tipo de modulación.

La modulación pulsada tiene la peculiaridad de que la frecuencia de vibración en que se incorpora la información se ubica en frecuencias similares a las que utiliza el sistema bioeléctrico del cuerpo humano. En este aspecto, la ciencia estudia si las ondas pulsadas incrementan el riesgo de interactuar con procesos biológicos fundamentales del cuerpo humano.

El proyecto Bioinitiative ha analizado 1800 estudios científicos sobre las afectaciones de las radiaciones electromagnéticas de baja intensidad.

Las conclusiones del proyecto Bioinitiative muestran afectaciones leves y también de más graves. Entre las más leves indican que pueden causar molestias, alteraciones del sueño o sencillamente pérdida de bienestar (afectaciones al funcionamiento mental y al metabolismo). Otros afectos más graves apuntan a que las ondas electromagnéticas pueden estar interfiriendo con la posibilidad de quedarse embarazada, impedir que un embarazo termine con éxito o afectar el desarrollo del cerebro de los niños.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó en 2011 que los campos generados por ondas de alta frecuencia son posibles cancerígenos para los seres humanos.

La Academia Europea de Medicina Ambiental (EUROPAEM) en la guía de 2016, entre otros organismos, identifican la exposición a largo plazo a campos electromagnéticos con síntomas comunes como dificultades de concentración, depresión, falta de energía, fatiga, problemas de sueño y como factor de riesgo para enfermedades que incluyen ciertos tipos de cáncer, Alzheimer e infertilidad masculina.

Para los niños estos riesgos pueden verse incrementados, especialmente para un efecto acumulativo, pero también motivado por la mayor sensibilidad de las células inmaduras.

Aparatos fuentes de ondas electromagnèticas

PREVENCIÓN

El medio físico en el que se mueven las ondas  electromagnéticas no se rige por las exigentes normas que regulan otros ámbitos, como por ejemplo el farmacéutico, que rige múltiples ensayos antes de comercializar nuevos productos.

La acumulación de casos de cuadros patológicos y el avance de la ciencia independiente que muestra riesgos de las ondas electromagnéticas aconsejan el principio de prevención. En este aspecto, la mejor prevención es la distancia respecto de las fuentes de emisión. La siguiente medida de prevención es el apantallamiento. Los materiales de construcción, y concretamente los más macizos, a menudo constituyen un apantallamiento eficaz.

En los casos en que la intensidad de potencia medida proporcione unos valores alejados de los umbrales de prevención se recomienda valorar medidas de apantallamiento específicas, especialmente si se trata de las zonas de descanso en las que el cuerpo humano permanece más horas.

medición ondas electromagneticas antena

MEDICIÓN DE LAS ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS

Un método habitual  de medir ondas electromagnéticas es el analizador de espectro, que detecta la intensidad de la radiación, la potencia y la frecuencia. Los límites vigentes en España son de densidad de potencia de 1.000 μW/cm2 para rangos de frecuencia de telefonía móvil (2GHz).

Hay que indicar que muchos organismos toman como referencia la guía de exposición de una organización privada, la ICNIRP, a la hora de fijar límites a las radiaciones no ionizantes. La guía, que data del año 1998, se centró exclusivamente en los efectos térmicos.

La Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa aprobó en 2011 una resolución denominada «Peligros potenciales de los campos electromagnéticos y su efecto en el medio ambiente» que establecía umbrales de prevención de 0,6 V/m (aproximadamente 0,1 μW/cm2) para los niveles de exposición a largo plazo a las microondas en los espacios interiores. 

Los valores de referencia utilizados en bioconstrucción incluyen valores límite muy inferiores a los legales y evitan en la medida de lo posible valores superiores a los 0,1 μW/cm2 que recomienda el Consejo de Europa.