FORMALDEHÍDO

El formaldehído es un  compuesto químico de la familia de los aldehídos. Es seguramente la sustancia tóxica más común en los espacios interiores.

Clasificado como cancerígeno por la OMS (ver resumen) y médicamente conocido por sus propiedades mutágenas, neurotóxicas, sensibilizantes y alérgenas.

Puede causar los siguientes síntomas:

  • Alergias.
  • Dolor de cabeza.
  • Irritación de las mucosas.
  • Picor de nariz.
  • Ojos enrojecidos.
  • Tos.
  • Insomnio.
  • Caída de cabello, etc.
Dolor de cabeza y formaldehido

DONDE SE ENCUENTRA

Entonces, ¿por qué se encuentra en los espacios interiores? 

La industria lo utiliza como adhesivo, conservante, desinfectante, biocida, desengrasante, disolvente, impermeabilizante, lubricante, protector de la madera, refrigerante, etc.

En los edificios se introduce a través de los materiales de construcción (muebles de tableros de melanina, barnices de la madera, adhesivos…), productos de higiene, cosmética, humo del tabaco…

El formaldehido es de muy fácil volatilidad y emana con bastante rapidez en forma de gas incoloro con un olor penetrante y sofocante. No obstante, en los tableros aglomerados, que constituyen la fuente principal de emisión en espacios interiores, se desprende lentamente durante años.

La OMS recomienda que los niveles de formaldehido en interiores no superen las 0,05 partes por millón. Estos valores recomendados pueden acumularse con relativa facilidad con la existencia de una única fuente. Los límites de exposición profesional en España establecen un valor límite ambiental de Exposición diaria de 0,3ppm. Su uso no está prohibido, tan sólo regulado.

SOLUCIONES

Se exponen las siguientes recomendaciones para reducir al máximo su presencia en el hogar. El valor óptimo debería ser 0,0ppm:

  • Lavar la ropa nueva, especialmente aquella resistente a las arrugas.
  • Utilizar cosmética 100% natural, pues la cosmética química no está obligada a indicarlo en sus etiquetas con concentraciones por debajo de 0,05%.
  • Optar por muebles macizos. Si la economía no lo permite, mejor muebles laminados que aglomerados.
  • Productos de limpieza ecológicos.
  • Ventilar la vivienda cada día.

En caso de percibir olores punzantes, intensos y penetrantes, se recomienda una medición profesional de formaldehído.

La cosmética natural no contiene formaldehido