COV: COMPUESTOS ORGÁNICOS VOLÁTILES

Los Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) son sustancias químicas que incluyen carbono e hidrógeno, y en menor medida otros elementos como el azufre o el nitrógeno. Se caracterizan por ser muy volátiles y se encuentran en estado gaseoso a temperatura ambiente.

Su presencia es muy común en los espacios cerrados, como viviendas y oficinas. Se liberan lentamente de los siguientes productos:

  • Disolventes en pintura, pegamentos, barnices y desengrasantes.
  • Plásticos y muebles.
  • Productos de limpieza entre otros.

Pueden ser de origen natural, pero preocupan especialmente los artificiales. A modo de resumen, incluyen: disolventes aromáticos, alcanos, terpenos, siloxanos, aldehídos y cetonas, aésteres, glicoles, fenoles, aminas, isocianatos, etc.

EFECTOS EN LA SALUD

Se producen principalmente por inhalación.

  • Alergias, náuseas e irritación de ojos y vías respiratorias.
  • Falta de memoria, dificultad de concentración, irritabilidad, dolor de cabeza, fatiga
  • Lesiones al hígado, pulmones, riñones y sistema nervioso central.
  • Algunos COV han sido calificados cancerígeneos como el benzeno o el formaldehido.

Provienen de sus propiedades:

  • Liposolubles: Se acumulan en los tejidos grasos del organismo.
  • Volátiles: Contaminan el aire interior y los seres vivos los inhalan.
  • Tóxicas: La mayoría de ellos causan reacciones alérgicas o mareos. 
  • Inflamables: Sólo preocupante a grandes concentraciones.
  • Reactividad química. Generan ozono a nivel de suelo al combinarse con el los óxidos de nitrógeno emitidos por los vehículos diésel, lo que provoca daños respiratorios.

SOLUCIONES

Una estancia debe ser neutra en cuanto a olores, o como mínimo, no debe mostrar un olor desagradable. Debemos confiar en nuestro olfato y si un olor resulta algo molesto, mejor eliminarlo. En cualquier caso, el olfato también tiene sus limitaciones, pues algunos Compuestos Orgánicos Volátiles son inodoros.

Es recomendable ventilar la vivienda cada día y usar plantas como purificadoras de aire, pues ayudan a absorber los compuestos volátiles. También es importante fijarse en la etiqueta COV de pinturas. Una buena pintura no debería contener más de 1 g/l de COV.

En caso de percibir olor a disolvente y no identificar la fuente, puede optarse por una medición experta de COV, que permite identificar aproximadamente un centenar de sustancias orgánicas volátiles y en que concentraciones. Esta medición puede ayudar a encontrar la fuente del olor para poder eliminarla, así como esclarecer la toxicidad del aire.

COV listado